16 set 2020 Publicado en: Cuidado de tus joyas
CUIDADO DE TU RELOJ

Los relojes son piezas de precisión con diferentes funcionalidades.

Para mantenenerlos con nosotros por mucho tiempo y en correcto funcionamiento te daremos algunos consejos:

 

para esto los dividiremos en dos grandes categorías, según su movimiento

 

El reloj mecánico o automático es aquel que se acciona por una liberación de energía regulada desde un dispositivo de cuerda; se da cuerda a sí mismo con el movimiento del brazo.

El reloj cuarzo tiene una pieza de cuarzo que vibra a una frecuencia muy elevada que genera los impulsos adecuados para medir el tiempo. La energía que proporciona la batería es regulada y transmitida a las agujas.

 

El aceite es el elemento fundamental para que no se desgasten las piezas del reloj. Con el tiempo, el aceite se reseca, perdiendo su función y dañando el mecanismo del reloj. Por esto se recomienda hacer revisiones periódicas del reloj.

En el caso de los relojes mecánicos o automáticos se recomienda un servicio cada 4 años aproximadamente 

En caso de los relojes cuarzo también recomendamos servicios o revisiones cada 4 años aproximadamente, ya que en este caso las piezas no se desgastan pero los aceites lubricantes del mecanismo.

No debemos olvidar que para evitar que el reloj de cuarzo no se detenga repentinamente, se recomienda cambiar la batería cada dos años aproximadamente, aunque no se haya agotado. Si se deja una batería durante demasiado tiempo dentro del reloj, puede sulfatarse y perder el ácido de la batería dañando el movimiento.

Cuanto más sofisticado sea el movimiento de cuarzo más consumo tendrá de batería.

 

Utilizar el reloj según sus recomendaciones de hermeticidad. Todos los relojes llevan grabado en la parte trasera de la caja su nivel de impermeabilidad (indicado en barómetros o metros). 

Además debemos de controlar que la corona está bien presionada o enroscada contra la caja para evitar daños en el agua, sobre todo después de ajustar la hora o las funciones. Si accidentalmente entra agua dentro de la corona, abre la caja y acude a nuestro servicio técnico lo antes posible. Además, las juntas del reloj se pueden deteriorar por causas externas, como cambios extremos de temperatura, agua salada o sudor, cosa que puede reducir la duración de estanqueidad. Por esto es conveniente acudir periódicamente al  servicio técnico, al menos cada dos años, para comprobar el nivel de hermeticidad.

No exponer al reloj a fuertes campos magnéticos ya que la precisión puede verse afectada. 

En el caso de los relojes mecánicos o automáticos, no hay que ajustar la fecha manualmente mientras el mecanismo automático de cambio de fecha esté en marcha, ya que puede ocasionar daños al mecanismo del reloj. Si vamos a cambiar la fecha, nunca realizar este cambio entre las 9 pm y las 3 am ya que es el momento que todos los relojes utilizan para empezar o concluir el cambio de fecha. Por otro lado, nunca hay que girar las agujas del reloj en sentido contrario.

El reloj debe estar ajustado lo más posible a la muñeca para evitar golpes.

Los impactos en el reloj pueden ocasionar daños en la caja, en el cristal o en los componentes internos, anular la garantía e impedir que el reloj funcione adecuadamente. Puede ser que tu reloj no tenga una afectación visible, sin embargo, si sospechas que no está funcionando bien, acude con un experto para diagnosticar la causa y método de reparación.

Publicar comentario